Mamá, ¿juegas conmigo?

Mamá, ¿juegas conmigo? Tengo que confesar que muchas veces esta pregunta me aterra, y no es tanto porque no me gusten las muñecas, sino porque me es muy difícil seguir la imaginación de mi hija.. ella aún es pequeña (6 años) y en su mundo inventado de juegos no hay normas ni límites, es un mundo muy distante del mío donde el orden, las normas y la rutina están tan establecidas que pretender ser un unicornio astronauta que enseña en la escuela para perros de Barbie es un poco difícil…

Read More